martes, 21 de enero de 2014

Un profesor homosexual demanda a un colegio concertado por discriminación

El profesor que ha demandado por discriminación, en la puerta del colegio. / ROMÁN RÍOS









El centro niega la acusación y achaca su no renovación a motivos profesionales.

Un profesor que hasta finales de 2013 trabajaba en el Colegio Calasancio Hijas de la Divina Pastora de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) ha demandado al centro, que está en régimen de concierto con la Junta de Andalucía, por una supuesta discriminación debido a su orientación sexual. El docente empezó a trabajar en el colegio en diciembre de 2008 con un contrato de relevo por jubilación parcial de otra maestra. En diciembre concluyó ese contrato y se abría la posibilidad de que pasará a formar parte de la plantilla como el resto de trabajadores. Pero, según la demanda presentada por el docente este mes, no fue renovado por ser homosexual.
En la demanda se sostiene que “con motivo de hacerse notoria y pública su orientación sexual” la directora del colegio le pidió que acudiera a su despacho. Allí, le avisó “de que dada su condición sexual, la cual ha trascendido al centro de forma notoria, no podía garantizar su continuidad”. Además, según la demanda, se le indicó que este asunto sería puesto “en conocimiento de la central” y que ellos serían “los que decidieran sobre ese particular, toda vez que podría haber padres que, por su educación cristiana o por sus ideales políticos, pudieran sentirse molestos, teniendo ello consecuencias para el resto”.
La dirección del centro le trasladó en varias ocasiones indicaciones en el mismo sentido. Y, en noviembre de 2013, se le volvió a recordar que no se “podía garantizar su renovación dado que la central puede considerar que el actor no se acoge al modelo que el centro quiere como profesores”.
Finalmente, el 27 de noviembre los responsables del colegio le comunicaron que no seguiría trabajando allí. Y se justificó la medida en que el docente no contaba con el título de inglés B-2. Según la demanda, “otros profesores en su idéntica situación sin la reseñada titulación han visto renovados sus contratos, siendo lo cierto que el actor está preparando el grado Advanced, grado superior al B2”. Se da la circunstancia de que, durante sus cinco años de trabajo en el colegio, fue coordinador de bilingüismo del centro.
Luis Segura, en representación de la orden de las Religiosas Calasancias, sostiene que no hubo discriminación y que, simplemente, “se acabó su contrato temporal”. “No hay más razones”, añade. La salida del docente provocó un gran revuelo entre las familias de los estudiantes. La dirección decidió emitir un comunicado en el que explicaba que había “ejercido el derecho de no renovar el contrato, al considerar que el perfil pedagógico del profesor no se ajusta al proyecto educativo actual y futuro del centro”.
Por su parte, la Fundación Triángulo Andalucía ha remitido un escrito a la Consejería de Educación en la que pide a la Administración “que intervenga inmediatamente” ante este “caso de homofobia”.