miércoles, 22 de enero de 2014

El presidente de Uganda rechaza la ley ‘antigays’










Yoweri Museveni ha manifestado su rechazo a un proyecto de ley contra los derechos de los homosexuales en el que se prevé se les condene a cadena perpetua, aunque les considera gente "anormal" que debería ser rehabilitada.

21/01/2014 - Carla Gómez El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, se ha opuesto a la iniciativa de un proyecto de ley quepretende condenar a los homosexuales a cadena perpetuay lo ha hecho a pesar de las presiones de evangélicos y legisladores de su mismo partido. Esta decisión no ha sido celebrada por el colectivo LGTB ugandés, que en voz del activista Frank Mugisha, considera que la imagen que el presidente da del colectivo sólo genera "más odio".
Y es que Museveni, en una carta a la presidenta del Parlamento de Uganda, Rebecca Kadaga, ciertamente rechazaba este proyecto de ley, pero sus argumentos también denotaban cierta homofobia: "¿Qué hacer con una persona anormal? ¿La matamos? ¿La encarcelamos? ¿La contenemos?". Parece ser que las intenciones del presidente ugandés no van por el camino de garantizar los derechos de todos sus ciudadanos, sino un intento de evitar las posibles consecuencias que una ley homófoba acarrearía para las relaciones exteriores de su país, ya que algunos países europeos han amenazado con interrumpir la asistencia al desarrollo a Uganda si esta ley sale adelante.
"Debemos hacer legislaciones severas contra aquellas personas que tienen dinero, de dentro y fuera del país, que se aprovechan de la desesperación de nuestra juventud para atraerla a estas conductas anormales y desviadas", escribió Museveni, que afirmó que apoyaría esta iniciativa para los casos de personas que "atraigan jóvenes normales" hacia actos homosexuales.
Nicholas Opiyo, abogado ugandés y analista político independiente, dijo que Museveni simplemente intenta "repartir la culpa" de un proyecto de ley que es "imparable". De acuerdo con la constitución del país, una iniciativa se convierte en ley si el parlamento la aprueba con mayoría de dos tercios, lo que podrían hacer los legisladores incluso sin ninguna revisión. "Museveni dirá que hizo lo que pudo pero los miembros del parlamento se rehusaron. El presidente busca dónde echar la culpa ", afirmó el abogado.