viernes, 22 de noviembre de 2013

Putin intenta mejorar su imagen internacional con vistas a las Olimpiadas de Sochi








El presidente de Rusia, Vladimir Putin, quien ha recibido críticas a nivel internacional por una ley que prohíbe la "propaganda gay", dijo este miércoles que los rusos no deben "crear un torrente de odio hacia nadie", incluyendo a los homosexuales.


22/11/2013 - Agencias Las palabras de Putin buscarían bajar las preocupaciones por el tratamiento de los homosexuales en Rusia con vistas a los Juegos Olímpicos de invierno en Sochi, que tendrán lugar en febrero, un evento que algunos activistas podrían boicotear en protesta contra la legislación.
Putin ha puesto en juego su prestigio político personal en la organización de unos Juegos Olímpicos exitosos y el mes pasado se encargó de decir a una delegación deportiva que los gays serían bienvenidos en Sochi. El presidente defendió este miércoles la legislación, alegando que apunta a proteger a los jóvenes, pero agregó que el odio hacia los gays es inaceptable. 
"Ustedes saben todas las críticas que tuve que oír, pero todo lo que hicimos a nivel de Gobierno y legislativo, es limitar la propaganda (gay) entre los menores", declaró Putin. "Al mismo tiempo, no deberíamos crear un torrente de odio hacia nadie en la sociedad, incluyendo personas de orientación sexual no tradicional", añadió.
Críticos del Kremlin y grupos defensores de derechos de los homosexuales dicen que la ley, que forma parte de una dirección conservadora adoptada por Putin en su tercer mandato como presidente, derivó en un aumento del sentimiento homofóbico y la violencia contra los gays en Rusia.
Este mes, la Asamblea General de Naciones Unidas instó a Moscú a "promover la inclusión social sin discriminación". Putin dijo que no hay discriminación a los homosexuales en Rusia.
El ministro de Deportes de Rusia se pronunció al respecto esta semana y dijo que habría sido más acertado esperar hasta después de los Juegos Olímpicos de Invierno para aprobar la ley.
"Se podría haber calculado el impacto que causaría en Occidente, especialmente de cara a los Juegos de Sochi", sostuvo el ministro de Deportes, Vitaly Mutko, citado por el sitio web rbc.ru. "El liderazgo podría haberlo puesto en espera".