jueves, 14 de mayo de 2015

El Barça pide respeto para los homosexuales






La homosexualidad en el deporte todavía sigue siendo un gran tabú. Este tipo de temas rara vez se comenta en los vestuarios y pocos son los que se deciden a luchar abiertamente contra la homofobia. Por supuesto, en el fútbol de elite hay gays, como ocurre en todos los ámbitos de la sociedad, pero las presiones que se ejercen en un círculo tan masculino y muchas veces machista dejan a algunos deportistas sin la posibilidad de vivir su sexualidad con libertad.
Michael Sam fue el futbolista profesional de fútbol americano que salió del armario el año pasado. Sin embargo, Jason Paul Collins fue un auténtico pionero en 2012 cuando proclamó su homosexualidad en público en 2012 y se convirtió en el primer deportista de las grandes ligas americanas en hacerlo. En Estados Unidos pasaron a ser considerados auténticos valientes, al menos de cara a la opinión publicada.
A raíz de ahí, Thomas Hitzlperger se decidió a dar a conocer su condición sexual en público, aunque el exjugador del Bayern lo hizo cuando ya estaba retirado. En cualquier caso, la que fue su hinchada años antes no se comportó de forma modélica con respecto a este tema en la visita del Arsenal a su estadio el curso pasado. De hecho, el club muniqués fue sancionado con 10.000 euros de multa por un cartel en el que aparecía el lema 'Gay Gunners', con la imagen de Özil encañonado.
Por eso, pese a que estos intrépidos deportistas allanarán el camino a muchos más que vendrán detrás de ellos y también ayudarán a los homosexuales que no se dedican al deporte a vivir su historia particular con más naturalidad, todavía queda mucho por andar. Asimismo, el fútbol español tampoco ha sido un gran modelo histórico en cuanto a la homofobia se refiere.
La Liga Arcoíris
Los gritos que sufrieron Guti, Michel y tantos otros jugadores fueron una prueba de ello, pero no la única. Hasta ahora ningún futbolista español ha salido del armario, pero la sociedad empieza a ser consciente de que la involucración de los futbolistas en los problemas de estas personas les ayudaría muchísimo.
Por eso, la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales montó en el mes de Febrero la Liga Arcoíris. Pidió la ayuda de todos los clubes de la Liga, pero solo el Rayo Vallecano, el Córdoba, el Almería y el Deportivo les prestaron su apoyo incondicional en un primer momento. Algunos jugadores del Atlético de Madrid se involucraron con a la causa de forma individual y se pusieron los cordones arcoíris para luchar contra la discriminación.
En esos días, el Madrid y el Barcelona fueron muy criticados para no tomar parte en el asunto. Después, el Barça ha reaccionado. El club culé ha montado una campaña para apoyar al colectivo en la que aparecen Alves y Dani Alves acompañados de personajes de la vida pública como Sor Lucía Caram y Manel Fuentes. En el vídeo se narra un gol que todos celebran en honor al respeto por la sexualidad libre.
De esta forma, el Barça se convierte en un club pionero entre los grandes del fútbol mundial, aunque el Arsenal también fue el gran promotor de una campaña que siguieron varios equipos de la Premier League. El Madrid se queda descolgado sin pronunciarse todavía en contra de una lacra reconocida ampliamente en los últimos años por casi todos los sectores de la sociedad española.