sábado, 4 de octubre de 2014

Michael Hoffman habla del vídeo en que relame su propia corrida: “No soy gay, sino hetero”









(+18) Es el fenómeno viral del porno gay en la última semana. El presunto hetero texano Michael Hoffman, un chulazo que llevaba tiempo publicando en Internet fotos suyas en las que lo único que le faltaba por enseñar era el pene, decide hace unos días dar un paso más. Agarra el móvil con una mano, su rabo con la otra, y se graba mientras se masturba. Lo más chocante de esta heteropaja es que al final, el extasiado protagonista termina por relamer su propia corrida, algo que raramente se ve en porno heterosexual. Tras generar cientos de comentarios en las redes, el lunes (29 de septiembre) cuelga un vídeo en Youtube en el que pretende aclarar una cuestión: “No soy gay”, asegura. 

Para que sepas de lo que estamos hablando, te dejamos aquí los vídeos, que grabó en tres partes. A continuación, te contaremos lo que manifiesta este nuevo fenómeno del porno. 


VIDEO 1. Se desnuda. 


VIDEO 2. Se mete en la ducha y comienza a meneársela.


VIDEO 3. Primer plano y final feliz, con relamida incluida.


Poco después de publicar el vídeo en el que daba las explicaciones, Hoffman decide suprimirlo. Sin embargo, el portal GSN recuperó sus declaraciones. 

“Hola chicos, soy Michael Hoffman. La mayoría de vosotros me conocéis ahora. Solo quería decir que sé que por ahí circulan vídeos míos. Me gustaría decir unas cuantas cosas. No soy gay. Con esos vídeos yo puedo entender que pueda parec
erlo. Y respeto a los gays totalmente. Pero no soy gay, soy heterosexual”, señala. 

Y explica por qué grabó los vídeos. “Necesito dinero, simple y llanamente. He ganado unos 10.000 dólares (7.900 euros) vendiendo esos vídeos”, asegura. “Fui ingenuo al no pensar que pudieran publicar los vídeos Internet, pero alguien empezó todo al colgarlos en la red”, añade. “Y eso es, no puedo hacer nada el respecto”. 

Pero hay más. Hoffman asegura que los tres vídeos que se han publicado son solo algunos “de los muchos” que grabado en las últimas semanas. “Es humillante, es vergonzoso. No puedo caminar por la calle sin que me miren como un bicho raro”. 

No descarta continuar grabando vídeos. “Probablemente empiece a actuar y esas cosas”, dice. “Podéis pensar lo que queráis. A mí ya me da igual”, sentencia. 

Estaremos pendientes de lo que decida hacer este hombre.