jueves, 9 de octubre de 2014

El británico condenado por "actos homosexuales" en Marruecos dice que ha pasado "una pesadilla"





Ray Cole, el británico de 69 años condenado en Marruecos por cometer "actos homosexuales" con su pareja, un joven de 20 años de nacionalidad marroquí, ha declarado este miércoles que sus 20 días en prisión han sido una "pesadilla total", ha informado la BBC.
Las autoridades de Marruecos, donde la homosexualidad está considerada como un delito, han liberado este martes al británico, tras haber sido condenado la semana pasada a cuatro meses de cárcel después de que se localizaran en su teléfono móvil imágenes en las que aparecía junto a su pareja.
"He visto cosas que no sabía que existieran. No es una prisión, es un campo de concentración", ha asegurado en sus primeras declaraciones a los medios después de llegar a territorio británico, en el aeropuerto de Gatwick.
Cole ha explicado que las condiciones de la prisión eran "horrendas" y que ha convivido con presos con edades comprendidas entre los diez y los 90 años. "Puedo mover el brazo a duras penas ahora, después de 20 noches durmiendo en el suelo. Sólo quiero ir a casa y dormir en una cama suave", ha añadido.
Cole ha dicho que desconocía la intención de las autoridades marroquíes de ponerle en libertad y, cuando ha sido liberado este martes, ha pensado que los guardias iban a transferirle a otra celda. "Me ofrecieron la posibilidad de pasar la noche en Marruecos o coger el siguiente vuelo (a casa)", ha añadido, después de explicar que los guardias le indicaron que le "enviaban" a casa.
En su llegada a Reino Unido, el británico se ha reunido con sus hijos, Adrian y Gemma Scott-Hake, que han llevado a cabo una campaña para impulsar la liberación de su padre. "Estoy tan orgulloso de ellos, no podría tener una familia mejor", ha declarado Cole, que tampoco sabía nada de la lucha de sus familiares por sacarle de prisión.
"NO SOY UN TURISTA SEXUAL"
Respecto al motivo de su detención, Cole ha explicado que las autoridades de Marruecos, donde las posturas respecto a la homosexualidad están "anticuadas en unos 100 años", "parecían pensar que era algún tipo de turista sexual". "Pero no lo soy ni lo era y no voy a abandonar esto, no puedo", ha dicho.
Según su versión de lo sucedido, un "chico con el que charló" le sugirió que "podía tomar unas pastillas y que todo iría bien".
Así las cosas, el británico ha asegurado que desconoce la suerte que ha corrido su pareja, Jamal Jam Wald Nass, de nacionalidad marroquí y de 20 años de edad, que, como Cole, fue encarcelado por "actos homosexuales".
Cole ha declarado que "lo siente mucho" por Nass y que quiere hacer "todo lo que pueda" por ayudarle. "Creo que el juez debería liberarle a él también", ha dicho. Así, el hijo de Cole ha declarado que se pondrá en contacto con su equipo de abogados para ver de qué forma pueden ayudar al joven.