domingo, 15 de junio de 2014

Tel Aviv y Jerusalén : Orgullo Gay en Israel, con el lema ‘Coming out, Coming home’ (Sal del armario, ven a casa)


Más de cien mil turistas gays acuden a Tel Aviv y Jerusalén este fin de semana para celebrar el Orgullo Gay. Una marcha que se ha convertido en meca del turismo homosexual mundial.







Para la comunidad homosexual de Tel Aviv y de Jerusalén, celebrar la marcha anual del Orgullo Gay es a la vez un derecho y un deber, para que algunos sectores no olviden que ellos también son ciudadanos.

Este viernes se celebró la decimosexta edición de la marcha, que reunió a más de cien mil personas en un festival que culminó con una fiesta en la playa hasta el anochecer.

En los últimos años la ciudad de Tel Aviv, conocida en Israel por ser la más abierta del país, se ha esforzado en convertirse en una de las mecas del turismo gay mundial, algo que el alcalde de Tel Aviv, Ron Huldai, apoya con festejos y financiación.

Muchos grupos aprovecharon la publicidad tanto nacional como internacional el viernes, para promocionar varias iniciativas, como la ayuda a homosexuales en familias religiosas, o incluso para atraer a otros homosexuales judíos en otros países, para emigrar a Israel, como hizo la Agencia Judíacon su logo en inglés “Coming Out, Coming Home,” que en español viene a decir“Salir del armario, llegar a casa.”

De hecho, en esta marcha por primera vez que la Agencia Judía participa izando su propia bandera en el desfile anual del orgullo gay de Tel Aviv.

UN FIN DE SEMANA
Se estima que más de cien mil turistas gays acudirán a Tel Aviv durante el fin de semana para continuar celebrando el Orgullo Gay, una fiesta que cada año va dejando más fondos en las arcas de la ciudad. Para la mayoría de la comunidad homosexual, cualquier propaganda es buena para apoyar su causa, aunque a veces tenga sólo motivos económicos.

“He venido aquí porque tengo amigos gays en Tel Aviv de cuando viví en Israel algunos meses y siempre le digo a otros amigos míos en Estados Unidos que tienen que venir, que es un sitio muy abierto donde a nadie le importa lo que hagas, o con quien lo hagas,” dijo Ari, un ciudadano estadounidense de Nueva York, de visita en la ciudad.

“A mí me encanta la fiesta del Orgullo Gay, por eso mismo, porque estoy orgulloso y quiero que se sepa que estamos aquí, sobre todo ante el empuje de los sectores religiosos, pero la verdad que en los últimos años el alcalde se está pasando un poco con la publicidad del evento,” comentó Adam S., un joven residente de Tel Aviv, que acudió a la marcha.