jueves, 15 de mayo de 2014

La Audiencia de Madrid no ve delito en relacionar homosexualidad y prostitución






La justicia avala las palabras del obispo de Alcalá de Henares sobre este tema porque "entran dentro del ámbito de la libertad de expresión"

El tribunal respalda las declaraciones del obispo de Alcalá de Henares que dijo en una homilía que "los homosexuales que se corrompen y se prostituyen encuentran el infierno" porque entran dentro del ámbito de la libertad de expresión: "Monseñor Reig Plá se limitó a ejercer su libertad ideológica, religiosa y de opinión de forma pública", dice el auto de la Audiencia de Madrid.

La Audiencia Provincial de Madrid ha desestimado el recurso del partido Soberanía de la Razón contra el obispo de Alcalá de Henares quien, en una homilía emitida por televisión, relacionó la homosexualidad con los abusos sexuales y la prostitución. En abril de 2012, Juan Antonio Reig Plá se dirigió a las "personas que, llevadas por tantas ideologías (...) piensan ya desde niño que tienen atracción hacia las personas de su mismo sexo y, a veces, para comprobarlo, se corrompen y se prostituyen. Os aseguro que encuentran el infierno", aseguró el obispo. Sin embargo, la Audiencia de Madrid no encuentra motivos para atender la denuncia presentada por un posible delito de provocación a la discriminación entendiendo que las declaraciones del prelado "no contienen incitación alguna al odio, a la discriminación o a la violencia contra los homosexuales".
Para la sala, las declaraciones "se limitan a poner de manifiesto las ideas de Monseñor Reig Plá sobre las personas de esa orientación sexual" y "Guste o no guste -recoge literalmente el auto- se limitó a ejercer su libertad ideológica, religiosa y de opinión de forma pública". Añade el escrito que en el texto de la homilía "no se deduce un ataque a la totalidad del colectivo gay, pues el obispo se refiere claramente a individuos aislados y concretos, no a todo el grupo". Concluye el auto que "por muy desajustada que parezca con los valores de la sociedad actual, eso no la convierte en constitutiva de delito".
El obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá, no ha dejado de protagonizar polémicas desde que llegó al cargo en la ciudad complutense: ofició una misa en Paracuellos de Jarama con la bandera franquista presidiendo el altar, afirmó que los matrimonios católicos son menos dados a la violencia de género, calificó el aborto de "holocausto silencioso" equiparándolo a la Guerra Civil y, más recientemente, aseguró que el feminismo es un paso en la deconstrucción de la persona. Por este tipo de declaraciones el Ayuntamiento de Alcalá de Henares (con el voto en contra del PP) llegó a declarar a Reig Plá Persona Non Grata.
Cabe recurso contra el auto dictado por la sección nº 23 de la Audiencia Provincial de Madrid.