viernes, 11 de abril de 2014

Nombran en Guatemala a defensora de derechos igualitarios









La abogada guatemalteca Gabriela Tuch, será la encargada de la Defensoría de la Diversidad Sexual, para hacerle frente a la discriminación y agresiones físicas que son los delitos que más se cometen contra la comunidad de lesbianas, gay, transexuales y bisexuales (LGTB).

La abogada guatemalteca de 32 años de edad, Gabriela Tuch, fue designada este miércoles por la Procuraduría de los Derechos Humanos, como la encargada de la Defensoría de la Diversidad Sexual, creada recientemente para proteger a la comunidad de lesbianas, gay, transexuales y bisexuales (LGTB).
Gabriela Tuch manifestó que durante su gestión dicho organismo buscará ampliar las oportunidades de trabajo para estas personas, las cuales aseguró, muchas veces tienen que terminar laborando en una estética de belleza debido a sus preferencias sexuales, "y está bien si es lo que les gusta (trabajar en entidades de estética), pero no cuando por su apariencia es el único trabajo que pueden conseguir", agregó.
Indicó que además la institución le hará frente a la discriminación y agresiones físicas que son los delitos que más se cometen contra esta comunidad homosexual, pero que por temor y apatía no son denunciados.
"A la comunidad LGTB ((Lésbico, Gay, Transexual y Bisexual), no se le reconoce ningún derecho, hay gente que se preocupa porque se abrió la Defensoría y dicen que es porque se va a promover el matrimonio homosexual, el aborto o la adopción entre parejas del mismo sexo, y no es así", recalcó Tuch.
El Secretario Ejecutivo de la Red Nacional de la Diversidad Sexual y VIH de Guatemala, Carlos Romero, explicó que con la creación de la defensoría hay un reconocimiento de que existen violaciones a los derechos humanos para esta comunidad.
"Somos poblaciones tradicionalmente invisibles de cualquier política pública o gubernamental, en ninguna parte se nos incluye, la defensoría da reconocimiento a nuestras demandas, hay desencanto y homofobia institucionalizada para atender nuestros casos, esperamos que esta sea una oportunidad para la gente sepa que hay un espacio en el cual se van a defender nuestros derechos", dijo Romero.
La Defensoría será financiada por la Embajada de Suecia en Guatemala y será la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala quien administrará los fondos, a falta de agilidad del Estado para recibir y autorizar el uso de fondos internacionales a entidades estatales, según se informó.