jueves, 10 de abril de 2014

El Parlamento de Galicia aprueba la primera ley contra la discriminación de los homosexuales

Parlamento de Galicia








Fija medidas preventivas pero sin establecer sanciones PP y BNG respaldan la iniciativa, que partía del PSOE Se amplía el concepto de familia a la derivada de matrimonios del mismo sexo

El Parlamento de Galicia aprobó ayer por amplia mayoría del PP, PSOE y BNG la considerada primera ley específica que trata de ofrecer visibilidad y de garantizar que no sean discriminadas las personas lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI). La iniciativa partió del PSdeG, aunque fue modificada por numerosas enmiendas del PP, que llevaron al grupo parlamentario de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) y a la diputada del Grupo Mixto, Carmen Iglesias, a abstenerse, por entender que quedó vacía de contenido. 

La norma establece principios y medidas destinadas a prevenir, corregir y eliminar todo tipo de discriminación por razón de la orientación de las personas no heterosexuales, aunque finalmente no establece sanciones para quienes lo hagan, lo que suscitó el mayor reproche al PP de toda la oposición. También recoge en uno de sus artículos que se entiende por familia la derivada del matrimonio, de la unión entre dos personas del mismo o distinto sexo, y también las monoparentales. Además, este texto faculta al Defensor del Pueblo como garante del cumplimiento de que no haya discriminación hacia estos colectivos. 

En el trámite final del texto legislativo, el PP aceptó una enmienda de AGE que incluye en la ley al colectivo de intersexuales, ya que inicialmente no figuraba, así como otra del BNG por la cual la Xunta presentará cada tres años un informe sobre el cumplimiento de la norma. 

Durante el debate, la socialista Carmen Gallego animó a todos los diputados a apoyar el texto, que partió del PSOE pero "será de todos", e insistió en que se trata de una ley de garantías, pensada para que nadie tenga "sufrimiento, miedo o vergüenza" por su condición sexual. 

La ley, que los socialistas quisieron que fuera "de consenso", no responde en su totalidad a las demandas del PSdeG, pero "a pesar de lo que ha quedado por el camino" respecto a la propuesta inicialmente presentada, Gallego consideró que constituye un avance en materia de igualdad. 

La popular Marta Rodríguez-Vispo consideró que la norma marca un "hito histórico" en la región al ser la primera que legisla sobre la no discriminación de estos colectivos, y manifestó que en su grupo se trabajó desde un primer momento en buscar el consenso para que ahora la ley sea "de todos". También apuntó que el PP aceptó la iniciativa del PSOE por muchas razones, entre ellas porque las sociedades española y gallega tienen un alto grado de aceptación de las distintas formas de orientación e identidad social y son conscientes de la necesidad de erradicar conductas discriminatorias. 

La diputada de AGE Eva Solla agradeció el tono del debate de esta norma y en el trabajo desde que entró en la Cámara, pero dijo estar decepcionada puesto que la iniciativa del PSOE era "bastante más completa" y tras las enmiendas de los populares quedó "totalmente desvirtuada" y no establece obligaciones a la Xunta de Galicia.