sábado, 1 de marzo de 2014

Pilar Alcorisa: “Señora Rita, tiene algo que no le pertenece”

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, durante el pleno celebrado este viernes









Barberá corrige y autoriza a la familia a exhumar los restos de un represaliado del franquismo

“Señora Rita, tiene algo que no le pertenece. Sea humana y permita que rescatemos a nuestro padre del agujero donde le metieron cuando lo mataron”, leyó este viernes emocionada Pilar, la hija de Teófilo Alcorisa, un represaliado del franquismo, enterrado en la fosa común del Cementerio General de Valencia. Lo hizo en el pleno municipal, dirigiéndose a Rita Barberá, que presidía la sesión.
El Gobierno local de Valencia, tras denegarle el permiso, accedió, a iniciativa de los socialistas, a desbloquear la exhumación de este republicano, detenido por la Guardia Civil en 1947 y trasladado al centro de detención de Arrancapins en Valencia, donde murió tras una semana de torturas y palizas.
La familia lleva cinco años de batalla para recuperar sus restos pero el Consistorio denegó el permiso. Es más, hace solo unos días, la alcaldesa reiteró que solo daría autorización si lo ordenaba un juez.
El tono del vicealcalde y portavoz del PP, Alfonso Grau, este viernes en el pleno fue otro. El número dos del Ayuntamiento se escudó en que la familia había pedido autorización para una exhumación ordinaria en lugar de acogerse específicamente a la ley de Memoria Histórica. “No vamos a ser el obstáculo para recuperar sus restos”, reconoció al final Grau.
Lo que parece determinante en la rectificación del equipo de Barberá es la entrada en escena del bufete del exmagistrado Baltasar Garzón, que presentó en nombre de la familia una denuncia por lo penal en enero para reclamar los restos como prevé la ley de memoria de 2007. Pilar recordó que dos de sus cuatro hermanos han muerto ya, y pidió les dejen “honrar a su padre”, al que perdieron hace sesenta años, sin más demoras. No es la primera vez que Barberá desafía la ley de Memoria Histórica. Tuvo que ser un juez quien la obligara en 2012 a retirar el título de alcalde honorario a Franco.
El concejal socialista Salvador Broseta defendió la moción de su grupo, donde se pedía la exhumación de Alcorisa. Al final se pactó una moción alternativa, aprobada por unanimidad, en la que el Ayuntamiento se compromete a autorizar las tareas para localizar y, en su caso, exhumar e identificar los restos de Teófilo.