jueves, 6 de marzo de 2014

Madrid: La alcaldesa de “las peras y las manzanas” viaja a Berlín para promocionar el Orgullo Gay

Ana Botella en Berlín.







Ana Botella firma un acuerdo con el regidor alemán para atraer al mercado LGTB a Madrid

Ana Botella anda estos días por Berlín a la caza de turismo, una industria que está de capa caída en la capital española para desasosiego del sector. En su búsqueda por reflotar el sector, la alcaldesa de Madrid no ha dudado en promocionar en tierras alemanas el Orgullo Gay de la ciudad y fomentar el turismo entre el colectivo LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales). Algo curioso en una regidora famosa por su discurso sobre peras y manzanas como oposición al matrimonio homosexual y por su maltrato a la fiesta anual del mundo gay que tantos ingresos produce para la ciudad de Madrid.

Botella ha firmado un acuerdo de colaboración turística con el alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, en la primera jornada de la feria ITB, por responsables de la empresa municipal Madrid Destino, Cultura Turismo y Negocio, S.A. y la entidad de colaboración público privada Berlin Tourismus & Kongress GMBH (visitBerlín).

Acuerdo con Berlín
El acuerdo establece el intercambio de conocimientos y la identificación de canales de colaboración en actividades beneficiosas para ambas partes y la asistencia mutua en actividades de promoción de cada uno de los destinos en el propio municipio.


Promoción del Orgullo
Entre las actividades que se pondrán en marcha gracias a este acuerdo figuran, por ejemplo, la promoción de Madrid y Berlín como destinos de compras, gastronómicos y culturales; de la oferta cultural y de ocio destinada al mercado LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) en las dos ciudades, y la promoción de nuevos espacios urbanos en ambas capitales.


Peras y manzanas
Antes de su etapa como alcaldesa, Ana Botella causó indignación en el colectivo LGTB cuando, durante una entrevista televisiva, mostró su oposición a la ley del matrimonio homosexual del Gobierno de Zapatero con el peregrino argumento de que “el matrimonio entre homosexuales es tratar de la misma manera lo que es diferente. Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera nunca pueden dar dos manzanas porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta”.


Misa por la familia
Además, en el calendario de Ana Botella siempre está marcado, a finales de año, la famosa Misa por la Familia que el arzobispo y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, oficia desde hace años en la Plaza de Colón, donde se carga contra las uniones de gays y se consagra el matriomonio heterosexual como un “patrimonio de la humanidad”.


Desprestigio del Orgullo
Desde que Botella ocupa la Alcaldía de Madrid por designación de Alberto Ruiz –Gallardón, se inició un movimiento del PP y la Conferencia Episcopal española para intentar ‘menguar’ las fiestas del Orgullo e incluso acabar con ellas por la vía del desprestigio. La alcaldesa intentó sacar el desfile del centro de la ciudad, hizo inspecciones en Chueca, se denunció ruido, suciedad y todo tipo de males. Tuvieron que recular y ahora el Ayuntamiento de Madrid ha optado por el silencio, entre otras cosas porque las fiestas del Orgullo se han convertido en uno de los acontecimientos que más beneficios genera en la ciudad y no está la economía para bromas, como ha demostrado hoy en Berlín.