lunes, 24 de febrero de 2014

Uganda saca adelante la ley que persigue la homosexualidad

Protesta en Kenia contra la ley homófoba de Uganda









El presidente del país africano firma el texto que castiga al colectivo LGTB con cadena perpetua


El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, ha firmado este lunes la ley homófoba que persigue y castiga a los homosexuales acusados en primera instancia con 14 años de cárcel, y a los "reincidentes"  con cadena perpetua. Una portavoz del Gobierno africano ha calificado el texto de "hito", citada por la agencia Reuters. La legislación ratificada hoy fue aprobada por el Parlamento el pasado diciembre. La homosexualidad ya era antes un crimen en Uganda.

Otro portavoz, Ofwono Opondo, ha declarado por la mañana que el presidente quería firmar la ley ante la prensa internacional "para demostrar la independencia de Uganda frente a las presiones y provocaciones de Occidente", según la cadena Al Yazira. Tanto la ONU como Obama han llamado la atención al presidente ugandés en las últimas semanas para que no firmara la ley. El texto goza de apoyo popular en el país africano, pero las ONG como Amnistía Internacional coinciden en que viola los derechos fundamentales del colectivo LGTB.
La ley incluye a las lesbianas de forma específica por primera vez. Además de condenar a los homosexuales a 14 años de prisión o a cadena perpetua si el delito es "agravado", también convierte en un criminal a cualquiera que se niegue a denunciar a las personas homosexuales que conozca. En términos prácticos, imposibilita a cualquiera el vivir libremente fuera del armario. El texto además criminaliza la "promoción" e incluso el "reconocimiento" de las relaciones homosexuales por parte de la Administración pública y de cualquier ONG "dentro o fuera del país".
Museveni podría haber vetado la ley aprobada en el Parlamento al negarse a firmarla. El texto en su origen proponía la pena de muerte, pero la medida fue retirada tras las fuertes críticas de la comunidad internacional. Uganda es un aliado clave de los países occidentales en África por su proximidad con Somalia, donde las fuerzas de la Unión Africana, principalmente compuestas por tropas ugandesas, combaten a los extremistas islamistas de Al-Qaeda.
El arzobispo surafricano Desmond Tutu condenó la decisión Museveni el pasado domingo. "Cuando el presidente y yo hablamos el mes pasado, me prometió que no aprobaría la ley", lamentó. Tutu comparó la política homófoba ugandesa a los horrores del Holocausto y al Apartheid en Suráfrica.
Según un informe de Amnistía Internacional, la homosexualidad es ilegal en 38 de los 54 países del continente africano. En Mauritania, Sudán, el norte de Nigeria, y el sur de Somalia el colectivo LGTB es asesinado mediante la pena de muerte. En los últimos cinco años, Uganda, Sudán del Sur, Burundi, Liberia y Nigeria han aprobado leyes homófobas más duras. Cabo Verde descriminalizó la homosexualidad como delito en 2004 y en los últimos años otros países se han comprometido a hacerlo: la isla de Mauricio, Santo Tomé y Príncipe, y las Islas Seychelles.