miércoles, 5 de febrero de 2014

Escocia, decimoséptimo país que aprueba el matrimonio homosexual










Escocia ha votado abrumadoramente a favor de permitir los matrimonios homosexuales, con lo que se convierte en el decimoséptimo país que da luz verde al matrimonio gay pese a la oposición de las principales organizaciones eclesiásticas.

El Gobierno escocés, que celebrará un referéndum sobre su independencia de Reino Unido en septiembre, dijo que la aprobación del matrimonio homosexual era un importante paso para la igualdad de derechos y allanaba el camino para que este mismo año se celebren bodas.

El movimiento tuvo la oposición de la Iglesia católica de Escocia y de la Iglesia presbiteriana, pero la ley no obligará a las instituciones religiosas a celebrar ceremonias en sus edificios.

La aprobación, en un voto de 105 a 18 en el Parlamento escocés, sigue una legislación similar aprobada por el Parlamento británico el pasado año que permite matrimonios homosexuales en Inglaterra y Gales. Las primeras bodas de este tipo se producirán a partir del 29 de marzo.

El secretario de Sanidad de Escocia, Alex Neil, dijo que estaba bien "que las parejas del mismo sexo puedan expresar libremente su amor y su compromiso mutuo con el matrimonio".

"El matrimonio trata sobre el amor, y eso siempre ha sido un asunto central", dijo Neil en un comunicado.

Los activistas gays dijeron que la votación suponía un hito para la igualdad de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales en Escocia y aplaudieron los esfuerzos del Gobierno escocés para avanzar en la aprobación de un esperado marco para 2015. Actualmente las parejas del mismo sexo en Escocia pueden realizar una unión civil.

"Es un momento profundamente emocionante para mucha gente que creció en un país donde ser gay todavía era un delito hasta 1980", dijo Tom French, coordinador de políticas de Equality Network, en un comunicado.

La legislación para permitir el matrimonio homosexual entró por primera vez en el debate del Parlamento escocés en junio del año pasado pese a la oposición de la iglesia y otros grupos religiosos.

La ley permite celebrar bodas civiles gays en cualquier lugar acordado entre la pareja y el registro, excepto lugares religiosos.

Opuesta a la decisión, la Iglesia católica de Escocia dijo que el matrimonio homosexual cambiaba fundamentalmente el matrimonio como una relación entre un hombre y una mujer.

Escocia está entre el creciente número de países y estados de Estados Unidos y México que permiten el matrimonio del mismo sexo. Holanda fue el primero en 2001, y el pasado año Inglaterra, Gales, Brasil, Uruguay, Nueva Zelanda y Francia se unieron a la lista, en la que también está España.