sábado, 25 de enero de 2014

El obispo remite al Catecismo para valorar las palabras del cardenal sobre la homosexualidad

El obispo de Málaga, Jesús Catalá








La Iglesia defiende que el «origen psíquico» de las personas de esta tendencia «permanece en gran medida inexplicado» 

El obispo de Málaga, Jesús Catalá, remitió ayer al Catecismo para valorar las polémicas declaraciones que el cardenal Fernando Sebastián realizó sobre la homosexualidad en la entrevista que SUR publicó el pasado domingo, 19 de enero. Fuentes del Obispado precisaron que Catalá apela a la literalidad de lo que dice el Catecismo católico, que entre otras cosas reza: «La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas». «Su origen síquico -prosigue el texto católico- permanece en gran medida inexplicado. (...) Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales. No eligen su condición homosexual. (...) Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza».
Por ese motivo, el Catecismo advierte a sus fieles que «se evitará, respecto a ellos, todos signos de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida y si son cristianas a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición». Asimismo, concluye: «Las personas homosexuales (...) pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana». Con estos argumentos quiso responder ayer Catalá al ser preguntado por las declaraciones en las que monseñor Sebastián dijo que la homosexualidad es una «sexualidad deficiente que se puede normalizar con tratamiento».
Colegio San Patricio
Al margen de estas declaraciones, el obispo aludió al conflicto del colegio San Patricio con la menor transexual. En este sentido, defendió que la Fundación Diocesana de Enseñanza Santa María de la Victoria, de la que depende el centro, trató con «exquisitez» a la menor. Sin embargo, sí que criticó a la Junta de Andalucía por «abuso de poder» al «amenazar» con quitar el concierto al centro por «motivos espurios». «El colegio y la fundación defienden al niño en sus derechos como ser humano, le respetan en su identidad, en contra del abuso de la Junta y de su madre», remarcó el prelado, quien añadió: «le respetamos más que todos ellos». Al respecto, Catalá precisó que todas las exigencias del Ejecutivo andaluz «se basan en una ley -en referencia a la normativa sobre transexualidad- que aún no está aprobada y, por tanto, no existe». «La pretensión de la delegada territorial de Educación, Cultura y Deporte -Patricia Alba- y la fiscal andaluza de Violencia contra la Mujer y contra la Discriminación Sexual -Flor de Torres- era obligarnos a tratar al niño según una ley inexistente», expuso.
Unas críticas a las que contestó el consejero de Educación, Luciano Alonso, considerando «triste» que Catalá opine sobre algo que «no es de su competencia ni entiende» y asegurando que la Junta «no ha utilizado nunca argumentos espurios porque nunca son espurios los procedimientos establecidos en la ley».

Noticia relacionada:

El nuevo obispo de Málaga, Jesús Catalá, no dice la verdad cuando acusa de “manipulación” al Diario de Alcalá donde afirmó que los homosexuales son unos “anormales”, “invertidos” y “desviados”

La extensa entrevista que puede leer AQUÍ y de la que hay grabaciones no se manipuló sino que trascribió lo que dijo el religioso de forma “muy cuidadosa”