sábado, 25 de enero de 2014

El fiscal del Estado archivó el caso de la niña transexual de Andalucía





La Fiscalía General del Estado (FGE) ordenó a la fiscal andaluza contra la discriminación sexual de género, Flor de Torres, el archivo de la investigación sobre un colegio concertado de Málaga que se niega a admitir a una niña transexual de acuerdo con su identidad, y pretende asignarle trato de varón. La revelación la hizo ayer el obispo de Málaga, Jesús Catalá, que defendió el trato, a su juicio “exquisito”, que el centro ha dado a la alumna y criticó el “abuso de poder” de la Junta de Andalucía por amenazar con retirar el concierto por “motivos espurios”.
Según Catalá, fue el departamento del fiscal general, Eduardo Torres-Dulce, el que “mandó” a la fiscal que “dejara de ser torpe y archivara las diligencias”, informa Europa Press. El prelado dijo también que fue la FGE la que les comunicó que la investigación estaba cerrada dos semanas antes de que se lo notificara el ministerio público de Málaga.
Fuentes judiciales confirmaron ayer que De Torres cerró la investigación para dirimir si el centro había cometido delitos en el trato dispensado a la menor por orden de la FGE y que la decisión se trasladó a las partes el mismo día en que se firmó el documento de archivo. El escrito se rubricó justo después de Navidad.
La fiscal pidió previamente instrucciones sobre lo que debía hacer y hubo un intercambio de información con Madrid. Finalmente, llegó la orden de archivo y el mismo día en que tuvo conocimiento de la misma, la fiscal procedió a cerrar las diligencias. Las fuentes niegan que en el procedimiento interno se utilizara la palabra “torpe” y explican que la jefatura de la fiscalía de Málaga también había optado por suspender las diligencias.
La fundación del Obispado de Málaga a la que pertenece el colegio presentó durante el proceso un escrito ante la FGE pidiendo que De Torres fuera apartada del caso y que este fuera asignado a un fiscal de menores, petición que no fue atendida por el ministerio público.
“El colegio y la fundación defienden al niño en sus derechos como ser humano, le respetan en su identidad, en contra del abuso de la Junta y de su madre”, añadió ayer Catalá, que se refiere a la menor en masculino. El consejero de Educación, Luciano Alonso, replicó al obispo que el Gobierno andaluz se ha limitado a cumplir la ley y la FGE evitó pronunciarse sobre el asunto.