domingo, 29 de diciembre de 2013

El colectivo gay de Castellón pide al obispo que “condene la pederastia en la Iglesia”










POLÉMICA POR EL ARTÍCULO DOMINICAL DEL OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

Tachan a Casimiro López de “absurdo, arcaico y muy facha” por sus declaraciones. Los homosexuales niegan que sus bodas generen hijos con graves perturbaciones

El colectivo homosexual de Castellón ha levantado la voz, y de qué manera, contra el obispo de Segorbe-Castellón, Casimiro López, después de que en su carta dominical (se puede leer hoy en la página 6) considera, entre otras cosas, como claramente destructivo para la familia el matrimonio homosexual y los divorcios exprés al generar hijos con “graves perturbaciones”.

El colectivo Arco Iris en la provincia tacha de “absurdas” las declaraciones del prelado de la diócesis de Segorbe-Castellón y asegura que todos los estudios demuestran que “no es verdad que los hijos de parejas homosexuales tengan problemas” y mucho menos que el clima desarrollado en la convivencia “termine con frecuencia en la violencia”, como apunta el religioso.

Desde la misma asociación sugieren al obispo que “lo que debería condenar son los múltiples casos de pederastia de curas y obispos en España y el resto del mundo” y dejar en paz al colectivo homosexual, denuncia uno de sus miembros, Gonzalo González. Por último, tachan a Casimiro López de “muy arcaico y muy facha por pensar así” y le proponen que escuche la propuesta de modernización de la Iglesia que parece anunciar el Papa Francisco.

De igual forma se pronuncian desde Lambda, el colectivo de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales de Valencia, coorganizador de Moncofa Orgull, la mayor fiesta homosexual de Castellón. Su portavoz, Mar Ortega, califica las declaraciones del obispo de “absurdas, retrógradas y arcaicas” y considera que “la violencia no la genera el tipo de matrimonio, sino la sociedad”.

Por último, EUPV exige a la Iglesia que tome medidas disciplinarias contra el prelado. divorcio exprés // Para la Asociación de Padres y Madres Separados, que la Iglesia esté en contra del divorcio “no es ninguna novedad”. Su preocupación pasa por las leyes españolas no por las posiciones morales.

Precisamente, el obispo de Segorbe-Castellón, como ya expuso este rotativo, también ha hecho referencia en sus últimas manifestaciones al cambio operado en el Código Civil. Así, criticó tanto que se dé vía libre “a las uniones entre personas del mismo sexo” como también a que se ofrezca la posibilidad “de que una unión pueda ser disuelta unilateralmente por una de las dos partes, con tal de que hayan pasado tres meses desde la formalización del contrato matrimonial”. En su opinión, se ponen las bases “para la destrucción de la familia”. H