miércoles, 20 de noviembre de 2013

La Fiscalía exige al colegio San Patricio que respete el género con el que se identifica la niña transexual









El Ministerio Público advierte al centro de que, si no lo hace, emprenderá acciones legales y lo considerará responsable de las secuelas de la menor

El conflicto por la escolarización de una menor transexual en el colegio San Patricio puede estar a punto de resolverse definitivamente o de enconarse todavía más y acabar en un juzgado. La Fiscalía de Málaga urge al centro a aceptar la identidad de género de la niña. De lo contrario, aseguran fuentes judiciales, el Ministerio Público emprenderá acciones legales contra el mismo. El derrotero que seguirá el caso depende ahora del colegio.
Ayer, la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía acogió un encuentro a cuatro bandas en el que participaron todas las partes implicadas. Estaban la responsable del ramo, Patricia Alba; la fiscal de Violencia de Género y Discriminación Sexual, Flor de Torres; los padres de la menor y un representante de la Fundación Diocesana de Enseñanza Santa María de la Victoria, que depende del Obispado de Málaga.
Sobre la mesa se puso el caso de este niño, que se siente niña, y que es el único de los tres que se plantearon a principios de curso que no se ha solucionado por la negativa del centro a acatar las instrucciones de la Junta, que lo instó a respetar su identidad de género. Los progenitores pidieron al colegio que se llame a la menor con su nuevo nombre -tanto en las clases como en los boletines internos-, que pueda llevar el uniforme con el que se identifica y usar los aseos correspondientes.
La delegada de Educación explicó a SUR que su intención y la de Flor de Torres es «agotar esta última vía de diálogo» que debe existir en cualquier conflicto. Durante la reunión, la fiscal emplazó al representante del colegio a solventar el asunto «por el bien de la menor» y le advirtió de que, si no lo hace, se considerará al centro «responsable» de las secuelas psicológicas que sufra la alumna. «Está más nerviosa e irascible, y tarda mucho en hacer los deberes», explica la madre, Pilar Sánchez. «No entiende la situación -continúa-; mientras no le den el uniforme, sigue yendo a clase en chándal, igual que sus hermanos, que se han solidarizado con ella desde el primer momento». La delegada de Educación insiste: «Ninguna administración puede quedar impasible ante una situación de discriminación de cualquier menor».
Buena disposición
La pelota está ahora en el tejado del colegio. En la reunión, el representante de la fundación indicó que se va a convocar al patronato que gestiona la institución para estudiar de nuevo el caso y tomar una decisión al respecto. El encuentro ya tiene fecha: el 11 de diciembre. «He visto buena disposición por parte del centro. Se han comprometido a reunirse y a poner de su parte para que se solucione», afirmó Patricia Alba.
En cualquier caso, el conflicto también tiene ya un marco legal. La ley integral de transexualidad andaluza será registrada en el Parlamento el 15 de diciembre tras el acuerdo alcanzado sobre su contenido entre la Junta, PSOE-A , IULV-CA y los dos colectivos de transexuales de Andalucía, ATA y Conjuntos Difusos. «Con esa normativa, mi hija no tendría problema; yo no quiero que acabe en un juzgado», afirma Pilar Sánchez, que se muestra muy agradecida con la intervención de la fiscal: «Se está haciendo historia porque se están abriendo puertas y sacando a muchos niños que vivían escondidos».