viernes, 11 de octubre de 2013

"Esta muerte es el límite, no podemos tolerar lo que ha pasado"









Más de un centenar de personas se concentra en el lugar donde el sábado un hombre placado por los mossos sufrió un paro cardiaco mortal mientras la FAVB pide explicaciones a Interior.


"Esta muerte es el límite, no podemos tolerar lo que ha pasado": así se expresó el orador ante el más de un centenar de personas que se ha concentrado este atardecer en el mismo lugar de la calle de la Aurora, el Raval, donde el pasado sábado un hombre, Juan Andrés Benítez Álvarez, sufrió un paro cardiaco mortal después de ser placado por varios agentes de los Mossos. En un clima a medio camino entre el duelo y un "sentimiento de rabia, dignidad y respuesta", tal como lo ha resumido el orador, Iñaki García del Lokal, las concentradas han denunciado unas actuaciones policiales en el barrio que, consideran, no ayudan a resolver los conflictos y que, denuncian, han llegado al extremo con la muerte de este hombre, un empresario bien conocido el Gayxample. Por ello, entre las activistas vecinales y LGT + han mezclado este miércoles otros empresarios del sector.


Estamos "hartos de la actuación de unas fuerzas del orden que en lugar de resolver los conflictos, atizan aún más fuego al polvorín", lamentó García, megáfono en mano. A este cansancio, ha añadido el hecho "que encima no pidan excusas por lo sucedido y, en lugar de ello, digan que la víctima es violenta". "En el Raval, vivimos mucha gente rebelde, que aspira a tener una vida propia, libre, y eso no es ningún delito, es un motivo de orgullo", ha contrapuesto García.

Lo ha proclamado ante más de un centenar de personas muy diversas, movilizadas por entidades como el Lokal, la Asamblea del Raval o Retaguardia en Movimiento, que han difundido la convocatoria en las redes con la etiqueta # DolRaval desde ayer . Pero además de estos movimientos sociales, la concentración ha contado también con activistas LGT + e, incluso, empresarios del Gayxample. Empezando por el presidente de la entidad a la que estaba asociado Benítez, la Asociación Catalana de Empresas para Gays y Lesbianas, Joan Igual. Han acudido al trascender, esta misma tarde, que la víctima de este caso de sospechada brutalidad policial es un empresario muy conocido entre este sector empresarial: Benítez, que hacía tan sólo unos días que se había mudado a su piso de la calle Aurora, tenía dos tiendas de ropa en el Gayxample. "Sé muy bien que no era una persona violenta", ha reivindicado el presidente de ACEGAL, que piensa exigir al Ayuntamiento que aclare los hechos.

Los empresarios rosas han coincidido en este punto con el vecindario barcelonés: la FAVB ha emitido un comunicado este mismo miércoles reclamando al Ayuntamiento de Barcelona una convocatoria "pronta" del Consejo de Seguridad Urbana y el Departamento de Interior de la Generalidad que asista para rendir "las explicaciones pertinentes a las entidades ciudadanas". La FAVB ha hecho esta reclamación desde la "inquietud" por los testimonios de algunos vecinos de la calle Aurora, que aseguran que Benítez recibió una paliza por parte de los mozos, que, según narran, acudieron al lugar de los hechos cuando la pelea entre la víctima y otro vecino ya había terminado. "Si se confirmaran las declaraciones de estos testigos, estaríamos ante un caso excepcionalmente grave de brutalidad policial", advierte el comunicado de la FAVB.

Y pone este caso en el contexto de "otros casos similares de abusos y malos tratos, todos ellos referidos a actuaciones de la plantilla de esta comisaría", la de Ciutat Vella. "Nada sería más peligroso que un grupo violento y descontrolado , amparado en una especie de fraternidad corporativa, se enquista en una comisaría y haz reinar, en el barrio que tiene asignado proteger, su particular concepción de 'orden' ", exhorta la FAVB, que exige" cortar de raíz derivas de este tipo, que fácilmente se tiñen de racismo o favorecen la corrupción ".

Mientras tanto, en el Raval, las concentradas han terminado escuchando una interpretación del Canto de los Pájaros y gritando proclamas como "la policía tortura y asesina" y expresando su compromiso de luchar y preparar más movilizaciones para denunciar el caso y asegurar que no queda sin investigar a fondo. Por ello, se ha anunciado la convocatoria de una asamblea el próximo domingo, 13 de octubre, a las siete de la tarde.El punto de encuentro será en la calle de la Aurora.