jueves, 23 de octubre de 2014

Canarias aprueba por unanimidad la Ley de no discriminación e igualdad para transexuales









El Pleno del Parlamento de Canarias ha aprobado este miércoles, por unanimidad, la Proposición de Ley de no Discriminación por motivos de identidad de género y de reconocimiento de los derechos de las personas transexuales.

La diputada del Grupo Popular, Mercedes Roldós, ha destacado el "magnífico trabajo" de los colectivos impulsores de la Ley, hasta el punto de "poner de acuerdo" a todos los grupos de la Cámara regional.

En su opinión, esta ley "garantiza" los derechos de las personas que adoptaron un "sexo distinto", aunque ha incidido en que aún hay que "trabajar" para que la no discriminación aprobada este miércoles, "también sea real".

Según Roldós, aún que hay que "remover obstáculos" en el ámbito laboral y en la administración.

Por el Grupo Nacionalista, la diputada Flora Marrero ha valorado que los colectivos transexuales hayan tenido siempre que "luchar" para obtener derechos. "Ningún poder público les ha dado nada", ha explicado.

Ha dicho que es un "día importante", pero ha recordado que en muchos países, aún hay pena de muerte o cadena perpetua para los transexuales como Irán , Arabia Saudí o Yemen.

COLECTIVO "MALTRATADO"

Dolores Padrón, del Grupo Socialista, ha valorado que los grupos políticos del Parlamento hayan tenido la "voluntad" de fomentar una sociedad "más libre" con el reconocimiento de derechos a un colectivo "maltratado", y en esa línea, cree que la ley es un acto de "justicia social".

No obstante, ha dicho que "quedan cosas por hacer" porque "el sexo no define a las personas", y ha incidido en la defensa de una sociedad "más diversa".

Román Rodríguez, del Grupo Mixto, ha dicho que la Ley es un "avance importante" en los derechos individuales, destacando que el "protagonismo" lo tienen los propios ciudadanos al impulsar la redacción del texto.

Aún así, ha dicho que sería "un flaco favor" que la Cámara se "parase" y no impulsara el desarrollo de la ley, "impregnando" otros ámbitos de la sociedad. "Este paso se da tarde, pero bien, y hay que extenderlo a otras latitudes", ha señalado.

Representantes de los tres colectivos que conforman la Coordinadora Canaria de Colectivos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB) mostraron su satisfacción con la aprobación de esta Ley, que "marca un antes y un después" en el reconocimiento de los derechos de las personas Transexuales en la Comunidad Autónoma.

"Para nosotras es un hecho histórico que va a cambiar la vida de muchas personas", manifestó María José Rodríguez San Fiel, presidenta de Altihay, colectivo de Fuerteventura.

Clarlie Marrero, presidente de Algarabía, colectivo de Tenerife, destacó la "gran importancia" de que esta ley haya sido aprobada por unanimidad de todos los grupos políticos.

DERECHOS HUMANOS

"Es hora de que se entienda que los derechos de las personas LGTB son derechos humanos y, por tanto, están por encima de las ideologías políticas. Todos los partidos democráticos deben asumir estos derechos como parte esencial de sus políticas, más allá de pugnas partidistas", indicó.

Por su parte, Víctor Ramírez, presidente de Gamá, colectivo de Gran Canaria, resaltó que "la ley va a evitar situaciones sangrantes de discriminación real que aún siguen existiendo en la sociedad y que se encuentran los colectivos diariamente".

La ley recoge acciones encaminadas a eliminar las situaciones de vulnerabilidad en que se encuentran los hombres y las mujeres transexuales en Canarias, uno de los colectivos históricamente más desfavorecidos en lo social y en lo económico.

En su articulado establece medidas en ámbitos como el sanitario, el laboral, el educativo o el social, destinadas, entre otros fines, a evitar situaciones de discriminación en el empleo, la eliminación de situaciones acoso en el ámbito educativo o el reconocimiento legal de las ya creadas Unidades de Identidad de Género en el ámbito del Servicio Canario de Salud.

El texto legislativo, asimismo, hace especial referencia a los derechos de las y los menores transexuales, grupo especialmente vulnerable y que necesita de especial atención y protección en todos los ámbitos.