miércoles, 14 de mayo de 2014

Denuncian la agresión a una transexual en una caseta de la Feria










La chica, de 25 años, fue supuestamente sacada de la cola del baño en la caseta del PSOE por el personal de seguridad "con signos de violencia desmedida".


La Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA) ha denunciado la agresión a una chica transexual de 25 años de edad en una caseta de la Feria de Sevilla, donde presuntamente fue sacada de la cola del baño por el personal de seguridad "con signos de violencia desmedida". La presidenta de ATA, Mar Cambrollé, ha explicado en un comunicado que el hecho tuvo lugar en la madrugada del pasado sábado cuando S.D.B, natural de Sevilla, se encontraba en la caseta del PSOE esperando en la cola del baño. 
 
La "agredida" decidió entrar en el servicio de los hombres, ya que el de mujeres se encontraba "abarrotado" y, al intentarlo, fue sacada del baño por el personal de seguridad de la caseta "tirándole de los pelos" y procurándole insultos de tipo "sexista", ha explicado. Cambrollé pidió explicaciones al responsable de seguridad de la caseta, quien se justificó en que "la chica estaba borracha y les había empujado", y ha indicado que el guardia de seguridad no reconoció la agresión, aunque "sí que la habían sacado del baño". 
 
La presidenta de la asociación ha señalado que "en ningún caso la ingesta de alcohol, con la merma de facultades que supone, puede corresponderse con el uso de la fuerza", por lo que ha tachado los hechos de "desmedidos, transfóbicos y sexistas". Ha expuesto que también ha tratado de ponerse en contacto con la portavoz socialista en la Comisión de Igualdad, Salud y Políticas Sociales del Parlamento de Andalucía, Soledad Pérez, "sin haber logrado respuesta tras varios mensajes y llamadas". 
 
Cambrollé ha incidido en que su colectivo "no culpa al PSOE de la agresión",  si bien ha pedido que "depure responsabilidades, no renueve el contrato con la empresa de seguridad y condene estos lamentables hechos transfóbicos". Por último, ha sostenido que "para que la igualdad sea creíble y coherente, se debe condenar con la misma contundencia cuando ocurre en tu casa o fuera de ella". Desde ATA, han apuntado que "esta lamentable agresión transfóbica podría haber ocurrido en cualquier caseta", lo que evidencia, a su juicio, "la vulnerabilidad que padecemos las personas con una orientación o identidad sexual no mayoritaria y la falta de respeto a la diversidad".