jueves, 20 de marzo de 2014

La Asociación de Transexuales de Andalucía-Sylvia Rivera, exige una condena de los hechos ocurridos en la discoteca Get Back de Barcelona, por considerarlos de transfóbicos









Varias personas trans, 3 chicas y un chico, intentaron acceder a la discoteca “Get back” de Barcelona, los porteros del local, les interceptaron con una actitud violenta y no los dejaron entrar.


Los hechos ocurrieron el 30 de octubre del 2011. Varias personas trans, 3 chicas y un chico, intentaron acceder a la discoteca “Get back” de Barcelona, los porteros del local en cuestión, les interceptaron con una actitud violenta y no los dejaron entrar, el pretexto para impedirles el acceso de entrada, fue que el aforo estaba lleno, cosa que no se ajustaba a la realidad, ya que las personas que estaban haciendo cola de entrada no paraban de entrar.

Las personas trans reclamaron el acceso en igualdad de condiciones que el resto de los clientes, obteniendo la negación de algunos porteros, de los que recibieron un trato degradante y vejatorio, refiriéndose a las chicas trans con improperios tales, como "travelos" o "ellos" a viva voz, sometiéndolas a escarnio, burla y mofa, a la cual se fue sumando la clientela que en ese momento accedía al local.

Se produjo una situación de muchos nervios, llantos e histeria. El chico trans que les acompañaba, habló con uno de los guardias de seguridad del local, para decirle que querían entrar, el guardia le dijo que "ellos", refiriéndose a las chicas trans, "no pueden entrar, pero tu si, no queremos mezclar ambientes", a lo que respondió el chico trans, “ellas son mujeres trans y yo un hombre trans”. La respuesta del portero fue dar un manotazo en el pecho del chico, apartándolo bruscamente y diciéndole "pues ahora tu tampoco entras, maricón".

Este día 13 de Marzo, gracias en parte a las actuaciones del Fiscal Coordinador de Cataluña de Delitos de odio y Discriminación, Don Miguel Ángel Aguilar, se celebró el juicio. Comparecieron el chico trans y una de las chicas, las otras dos chicas, por miedo, no se personaron en la denuncia.

Desde la Asociación de Transexuales de Andalucía, el hecho de sentar en el banquillo de acusados a estos individuos, ya es en sí, un acto de justicia, por lo que exigimos una condena ejemplar para que estos hechos constitutivos de delitos y contrarios a los principios de igualdad y no discriminación contemplados en nuestra Constitución y demás normas que regulan la convivencia entre la ciudadanía, jamás vuelvan a ocurrir.

“Catalunya es una comunidad que se ha destacado por ser un espacio de libertad, respeto y de reconocimiento de la diversidad, por lo que conductas como estas han de ser rechazadas por los responsables de velar por los Derechos Fundamentales de la ciudadanía sin excepción alguna”, declara Mar Cambrollé, presidenta de ATA-Sylvia Rivera.