viernes, 28 de marzo de 2014

Familia adopta a gay adolescente rechazado por sus padres biológicos








Una familia rescata a un adolescente gay de su propia familia, lo repudiaron por ser homosexual. Ahora el joven tiene una nueva familia y una vida llena de amor por delante. 

Estados Unidos.- Corey Nichols, de 15 años de edad, siempre vivió con miedo pues es homosexual y su familia no lo aceptaba. De niño muchas veces escuchó decir a su padre: "Si algún marica viviera en esta casa, le dispararía con la escopeta". 

En una entrevista con el programa de radio "Out In Santa Cruz", Corey habló de su trágica historia y como fue rescatado por la familia de su mejor amigo, a la que ahora también pertenece.

Corey contó que su padre lo golpeaba constantemente, él creía que los gays no eran pecadores sino que eran "estaban poseídos por el Demonio" y debían ser asesinados a cierta edad. Corey temía hablar abiertamente con sus padres sobre su homosexualidad. 

Una noche, Corey se emborrachó pues estaba deprimido y no sabía que más hacer, sus padres no tenían idea del sufrimiento y angustia que le provocaban con los comentarios homofóbicos que hacían. 

El muchacho se sentó frente a su computadora y busco a su mejor amiga Aubrey, comenzaron a chatear y Corey le dijo que ya no podía resistir más, se suicidaría. 

Afortunadamente, Aubrey no estaba sola, su madre vio la triste conversación y entonces como iluminada por un ángel, decidió actuar y salvar al muchacho. 

"Fue como si estuviera poseída", comenta Mindy, madre de Aubrey, quien sin pensarlo corrió con su hija a casa de Corey y se lo llevaron. Ya en casa, Mindy no podía creer el mal estado de salud de Corey, tenía fiebre y principios de neumonía. Durante las siguientes dos semanas la familia de Aubrey lo cuidó hasta que recuperó la salud. En todo ese tiempo los padres de Corey no preguntaron por él. 

Entonces, Corey decidió regresar a su casa y hablar con su madre, le dijo que era gay, ella pasó el mensaje a su esposo quien montó en cólera contra el adolescente. 

El padre de Corey comenzó a gritar que "cómo era posible que un gay viviera bajo su mismo techo y que no podía creer que el Diablo hubiera entrado a su hogar". Corey decidió encerrarse en su habitación, luego de que su padre y hermano intentaran derribar la puerta, saltó por la ventana y escapó. 

No se le ocurrió mejor idea que pedir la ayuda de la familia de Aubrey, quien sin dudarlo lo recibió con los brazos abiertos. Al principio improvisaron una habitación para él en el sótano, con mantas colgando del techo, una pequeña mesa de noche, catre, un ventilador y un ropero. 

"Este muchacho estaba tan feliz ... me hizo llorar de ver como con tan poco podía sentirse contento", relató Mindy. 

Semanas más tarde, la familia de Aubrey solicitó la adopción formal de Corey. El día de la audiencia en la corte, la familia del joven gay no acudió a reclamarlo como hijo. 

"Quiero que el mundo sepa que Corey es un ser humano hermoso, extraordinario. Quiero que vean lo que ha sufrido innecesariamente. La sexualidad es una pequeña parte de lo que somos. Lo más importante es que Corey es un ser humano lleno de amor, genuino, generoso e inteligente. Por quien se sienta atraído es lo que menos importa", señaló Mindy, nueva mamá de Corey. 

No obstante, la familia biológica de Corey afirma que todo es una mentira y que el joven gay es un experto manipulador. Que si bien el padre de Corey no está de acuerdo con la homosexualidad, es sólo su opinión. 

Los hermanos de Corey advirtieron que los homosexuales tenían éxito en todo por que eran seres egoístas que solamente se preocupan por sí mismos

Dale, esposo de Mindy y nuevo padre de Corey, dice que se ha encontrado al padre biológico del muchacho gay y esté le da las gracias por lo que está haciendo por "su hijo", Dale le responde en voz baja: "Tengo noticias para ti. Él no es tu hijo. Es mi hijo".