jueves, 13 de marzo de 2014

Acerca de los nazis gays en Rusia









Existe un colectivo nazi-gay en la tierra de Putin: Se llaman GASH y dicen luchar contra la lacra que suponen las razas inferiores y a la vez defender los derechos de los homosexuales

Es decepcionante ver como en Rusia, patria de la Gran Revolución y de la lucha de clases, proliferan bandas neo-nazis que se organizan tanto para dar mítines como para pasearse por las calles de Moscú o San Petersburgo dando palizas a negros y vagabundos. Es más que probable que los abuelos de los jóvenes que frecuentan esos grupos luchasen contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial.
Pero hace poco conocimos una noticia aún más confusa. Por lo visto, existe un colectivo nazi-gay en la tierra de Putin: Se llaman GASH y dicen luchar contra la lacra que suponen las razas inferiores para la madre Rusia y a la vez defender los derechos de los homosexuales. Es realmente extraño ver como en un país cada vez más homófobo a raíz de las políticas de Putin crece un grupo gay de extrema derecha.
Sería fácil cometer el error de creer que son un grupo pequeño, pero desde luego no lo son. Las ciudades más importantes de Rusia tienen su propia división de GASH (sólo en Moscú y cercanías son cerca de dos mil miembros).
Pese a ser abiertamente homosexuales y autoproclamados defensores de los derechos de éstos, están totalmente en contra de la transexualidad y de la poca hombría de los gays más afeminados. De hecho tienen su propia visión sobre cómo debe ser el sexo entre hombres. Mantienen relaciones rudas y sadomasoquistas y por lo visto, todo miembro del grupo cuenta con todo tipo de juguetes de lo más extravagantes. Muchos de ellos incluso tienen sus propios “esclavos” sexuales. Pero todo ello dentro de la masculinidad propia del soldado más feroz.

Por descontado, la existencia de estos grupos levantan ampollas entre los nacional socialistas clásicos, quienes afirman que estas bandas no son mas que una conspiración sionista para desprestigiar los movimientos nacionalistas de Rusia.
Indagando en el tema, descubrimos que no son el único colectivo gay del país. Existe un grupo llamado Unión Gay de Patriotas por Rusia en el que sus miembros incluso afirman que sólo los homosexuales pueden ser verdaderos nacionalistas rusos.
A las lógicas dudas que los periodistas rusos les plantean, como por ejemplo cómo puede un gay ser nazi cuando Hitler envió a más de 100.000 homosexuales a los campos de concentración, ellos responden que los tiempos eran diferentes y que de un modo u otro, el Führer se vio obligado a tomar esas medidas puramente estratégicas.