sábado, 4 de enero de 2014

La división se instala entre los vecinos de Beniarrés

Imagen de la plaza de la Iglesia ayer al mediodía, tras la celebración del mercado. 










Algunos defienden al párroco mientras otros consideran que las preguntas están «fuera de lugar»


Reacciones. El polémico cuestionario difundido por el cura de Beniarrés ha provocado la división entre los vecinos que defienden al párroco y aquellos que consideran que muchas de las preguntas del documento están «fuera de lugar».

El contenido del cuestionario dividido en tantos apartados como mandamientos, que estaba disponible en la parroquia y que se ha repartido a las festeras de la Purísima, ha sido tema de conversación entre los vecinos de Beniarrés los últimos días. Ese documento, que según explicó hace dos jornadas el párroco Andreu Susarte a este diario, era «una guía para la gente que quiere confesarse y tiene que hacer examen de conciencia», ha provocado diversas reacciones entre los habitantes de este municipio de la comarca de El Comtat de más de 1.200 habitantes.

En la mañana de ayer, en la que el sol acompañaba y parte de la actividad del pueblo se centraba en la plaza de la Iglesia donde estaba instalado el mercado, este diario pudo preguntar a varios vecinos sobre qué opinaban acerca del contenido del cuestionario. 

Algunos de los encuestados no quisieron pronunciarse y se apresuraron en restar importancia a la polémica que se había originado en el municipio. Otros indicaron que no lo habían leído «por lo tanto no puedo opinar», mientras que otras personas defendieron al párroco, ya que entendían que «el hombre no lo ha hecho en mala idea y él no ha hecho mal», expresó una vecina. Asimismo, uno de los habitantes de Beniarrés señaló que «hay gente en el pueblo que está indignada porque opine la gente que no va a la iglesia». 

Otras personas encuestadas por este diario indicaron que sí que habían visto el contenido que se refleja en el mencionado documento y señalaron que «sorprenden algunas de las preguntas que se podían leer». Éstas pusieron como ejemplo la cuestión incluida en el primer mandamiento «Amarás a Dios sobre todas las cosas» y que pregunta «¿Practico brujería?, u otra pregunta que dice «¿He tenido alguna relación sexual con un animal?, que aparece en el apartado del noveno mandamiento «No consentirás pensamientos ni deseos impuros». 

Asimismo, entre otras de las opiniones está la de una vecina que explicó que «ha sido un cuestionario extraño y fuera de lugar». 

La polémica también surgió a raíz de que el sacerdote diese una copia de este documento a las festeras de la Purísima. Como él explicó «se lo entregué porque me dijeron precisamente que querían confesarse». Aunque esta distribución de la copia se interpretó por algunos sectores como una forma de conocer si eran aptas para el cargo. 

Este tema ha generado muchas conversaciones en el pueblo y también en internet. Precisamente, algunos de los vecinos se mostraron molestos ayer por este tipo de publicaciones y por que el tema se diese a conocer más allá «de las fronteras» de la localidad, según la información recabada. 

Con todo, en el ambiente también se podía constatar que algunos de los habitantes de Beniarrés quieren pasar página y cerrar el asunto, o simplemente no mostrar su opinión por miedo a enemistarse con otros vecinos con los que conviven día a día en un pueblo de pequeño tamaño en el que, consecuentemente, se conocen todos.