viernes, 3 de enero de 2014

Instan al presidente de Nigeria a que no firme la ley antigays








Activistas LGTB califican la normativa de "catastrófica" e "indignante", ya que criminalizará aún más las celebraciones simbólicas de matrimonios entre personas del mismo sexo con penas de prisión de hasta 14 años.


03/01/2013 - Ángel Ramos El parlamento de Nigeria aprobó el pasado mayo una ley con la que se incrementan las penas por celebrar matrimonios simbólicos entre homosexuales y además castiga con 10 años de prisión los amigos y familiares que asistan a las ceremonias, y con 5 años a cualquier persona que proporcione servicios a una persona homosexual.
Los últimos detalles de esta legislación discriminatoria fueron acordados por los legisladores el mes pasado, poco antes de que el parlamento de Uganda aprobara su propio proyecto de ley contra los homosexuales.
Según Jessica Stern, directora ejecutiva de la Comisión Internacional de Derechos Humanos de Gays y Lesbianas, "los políticos nigerianos convierten una vez más a las personas LGBT en chivos expiatorios de forma que se pueda facilitar la violencia y el abuso". "Esto no es sólo una barbaridad, es contrario a las obligaciones con los Derechos Humanos por parte de Nigeria y un anatema para la decencia humana."
Aster van Kregten, director adjunto de Amnistía Internacional África, manifestó que "este proyecto de ley discriminatorio, que no sólo criminaliza a los matrimonios del mismo sexo, sino que también hace que las demostraciones públicas de afecto e incluso socializar en la comunidad lésbica, gay, bisexual, transexual y la comunidad intersexual sea ilegal, debe ser rechazada por el presidente". "Si el presidente firma el proyecto de ley haría de Nigeria una de las sociedades menos tolerantes del mundo y tendrá consecuencias catastróficas para la comunidad LGBTI del país y las organizaciones de Derechos Humanos", ha afirmado.