martes, 28 de enero de 2014

Europa deja de penalizar la homosexualidad












En el norte de Chipre el sexo entre hombres se castigaba con penas de prisión

El norte de Chipre abole la ley que castigaba las relaciones entre personas del mismo sexo

Esta región era el último territorio europeo que perseguía a los gays

El norte de Chipre, considerado territorio ocupado por la comunidad internacional y al que sólo Turquía reconoce como República independiente, ha abolido la ley que castigaba ser homosexual.Esta región era el último territorio de Europa en el que tener relaciones entre personas del mismo sexo era perseguido por los fiscales.
La ley polémica definía la homosexualidad como "conocimiento carnal contra las órdenes de la naturaleza", y era uno de los remanentes coloniales impuestos por la antigua ocupación británica, que terminó en 1960. Su texto castigaba hasta con cinco años de prisión el sexo entre hombres, pero no hacía referencia alguna a los intercambios íntimos femeninos.
El último caso en el que se arrestó a un chico por incumplir la ley cancelada se remonta a febrero de 2012. "No sólo hemos acabado con la criminalización de la homosexualidad, sino que también hemos cambiado todo el artículo con el fin de modernizar las leyes y proteger los derechos humanos", explica a la agencia Reuters el diputado Dogus Derya.
A partir de la aprobación parlamentaria de esta semana, el presidente de la República Turca del Norte de Chipre (KKTC), Dervis Eroglu, tiene 15días para sancionar la ley. En el sur, de mayoría de griega, la normativa crítica se derogó en los años 90. Era condición para acceder a la Unión Europea, proceso que dejó al norte turco en la estacada.
El golpe de Estado pro Enosis -unión de Chipre y Grecia- de 1974 llevó al ejército de Ankara a invadir el norte de la isla con el pretexto de proteger a la población turca que lo habitaba. En 1983, esta región se independizó de forma unilateral con el patrocinio de Turquía, que le brinda apoyo militar y garantías de desarrollo al margen del sur.
Pero en contradicción con el paso dado por los turco chipriotas, y a pesar de que Turquía hace más de un siglo que no legisla en contra de la homosexualidad, los políticos turcos siguen liderando esfuerzos para marginalizarla. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, la ha considerado en público una "preferencia contraria al islam".
En 2010, Selma Aliye Kavaf, ex ministra de Estado para asuntos de Familia y Mujer, declaró durante una entrevista que la homosexualidad era un "desorden biológico, una enfermedad". Una encuesta de 2011, conducida por la asociación World Values Survey, decía que el 84% de los turcos desearía no tener de vecinos a gays o lesbianas.
Un indicativo del clima hostil que sufren los homosexuales en el país que esponsoriza al norte de Chipre es la polvareda que se levantó, el diciembre pasado, tras aprobarse el denominado por Erdogan "paquete de medidas democratizadoras". Éste aumenta la pena por los llamados "crímenes de odio", pero a la vez deja desemparadas a las víctimas de los cometidos por motivos de orientación sexual.